Acerca de

México es un país de no lectores. La encuesta nacional de CONACULTA arrojó que en México se leen 3.9 libros en promedio al año. Los lectores se extinguen al concluir los estudios universitarios. Los resultados de la prueba PISA nos colocan en el equivalente de 2 años de atraso escolar en relación con los países de la OCDE.  Esto es grave porque la competencia de lectoescritura es el cimiento del proceso educativo. La lectura se relaciona causalmente con el éxito académico. Por ello resulta indispensable la formación en literacidad.

          La preocupación por el fomento de la Literacidad en su sentido más amplio, es compartida de manera nacional e internacional por diversas organizaciones y actores que consideran el pleno dominio y apropiación de la lectura y la escritura como habilidades esenciales para acceder al conocimiento y por tanto, a la transformación y desarrollo del medio. 

           La literacidad se concibe hoy día en el mundo como el conjunto de prácticas que permiten no sólo descifrar, sino hacer sentido de un texto eficazmente. Es decir, aprovechar la información, darle significado, y usarla para transformar. Un texto es cualquier recurso con intención comunicativa, el cual, al ser elaborado en un momento y una cultura particular, debe comprenderse desde el contexto en que se produjo. La literacidad adquiere coherencia a través de prácticas sociales que se agrupan en comunidades de discurso y se transmiten de diversas formas:  académica informacional recreativa, digital  y la de medios.

           La Maestría Institucional en Literacidad se propone contribuir en la formación en literacidad de profesionales de la educación en todos los niveles del sistema educativo, para impulsar el desarrollo de habilidades de orden superior de los estudiantes y población general. Se trata de mejorar la práctica educativa de los docentes y con ello, contribuir al enriquecimiento del proceso de enseñanza-aprendizaje en la relación educativa, tanto en la conducción académica, como en las actividades que los estudiantes realizan de manera independiente (extra aula). Es por eso que, entre otras habilidades, los profesores diseñarán e implementarán programas de literacidad para los distintos niveles educativos del sistema educativo nacional, así como para la sociedad en general.